Homenaje al Nombre de Codetel

Por Alvaro Nadal

CODETEL
Desde la Revolución de la Voz hasta el Final de un Gran Nombre

Hace unos días atrás escuchamos el anuncio de que la Compañía Dominicana de Teléfonos dejaría de usar el nombre de CODETEL y que a partir del mes de marzo se llamaría solo por el nombre de CLARO. Este anuncio, para muchos, es la culminación de un proceso esperado en el que la multinacional América Móvil hace la transición de lo que fue el nombre de CODETEL por su nombre de marca a nivel de varios piases de la región.

Para otros que hemos estado ligados al mundo de las telecomunicaciones desde hace casi 40 años, el anuncio mas que “un ajuste corporativo esperado”, constituyó una noticia triste que fue motivo de reflexión ya que saca de nuestro medio un nombre que en cierta época de nuestras vidas fue nuestro “escudo de luchas” y vehículo de grandes logros y transformaciones en la sociedad dominicana.

Por muchos años la Compañía Dominicana de Teléfonos se conoció por sus siglas CDT y en ocasiones, a nivel interno, e internamente, para fines internacionales y algunos aspectos técnicos, se le llamaba “DOTELCO”. En la segunda mitad de los 70’s la empresa comenzó a tener preocupación por su imagen pública y bajo la inspiración de Celso Thompson se inició un proceso de búsqueda de un nombre mas amigable que fuera del agrado del público y de sus empleados. El tema del nuevo nombre se discutió entre varias instancias hasta que eventualmente uno de los directores extranjeros llamado Edward Galuska trajo una propuesta que desde el primer momento ganó el favor de todo el mundo, de su inspiración nació el nombre CODETEL, la COmpañía DE TELéfonos.

El nombre tuvo un efecto mágico, de manera casi inmediata prendió en el público y todos los empleados en forma rápida nos identificamos con la nueva marca haciéndonos dueños y defensores de ella. Fue en verdad muy poco el esfuerzo publicitario el que hubo que hacer para que todo el mundo identificara a CODETEL como la Compañía Dominicana de Teléfonos.

En verdad, el nombre de CODETEL nace también con lo que fue el preludio de la gran revolución de las telecomunicaciones que luego llegaría en los años 80s. Ya en los 70’s habíamos tenido avances impresionantes como la primera estación de comunicaciones vía satélite instalada en Cambita. Tuvimos las primeras centrales de control común como las C1-EAX y No.1-EAX y la red creció hasta niveles no vistos alcanzando hacia el final de la década el tope de 147,000 teléfonos en todo el país.

La gran revolución de las telecomunicaciones del país se produce a lo largo de los años 80s cuando el nombre de CODETEL se ve coronado con la llegada de las grandes tecnologías. La llegada del Discado Directo a Distancia (DDD), en 1982 trae consigo la GTD-3, la primera central telefónica 100% digital para el manejo de las llamadas nacionales e internacionales. Posteriormente tuvimos la GTD-5 también 100% digital y con la capacidad de manejar centrales remotas como el RSU de los Cacicazgos. Gracias a la proliferacion de las nuevas centrales digitales, durante esta decada se mas que duplicaron las líneas en eservicio terminanado con más de 350,000 teléfonos en todo el país.

En el ámbito de la transmisión surgieron los enlaces con cables de fibra óptica para la comunicación entre las diferentes centrales telefónicas. Tuvimos la la llegada del primer cable submarino de fibra óptica, el TCS-1 que nos conectaba con Puerto Rico, Jamaica y Colombia y como si todo lo anterior no fuera suficiente para solo una década en el 1987 el país pasa a ocupar un lugar privilegiado en el mundo, convirtiéndose en uno de los primeros fuera de los EEUU y sus territorios, con servicio de telefonía celular. Ya pare estos años CODETEL era el centro donde se convertían de formato de papel a formato digital los planos de redes telefónicas de muchas ciudades de los EEUU y España y se hacían los aprestos para ofrecer los primeros servicios de mensajera electrónica usando la tecnología de paquetes conmutados.

Para que todo esto ocurriera se necesitaba un grupo de gente “inspirada” y con una mística y ” Autentica Vocación de Servicio” que no era solo un lema, era algo que se llevaba en el corazón y que se traducía en acciones orientadas al beneficio del país y de su desarrollo. Teníamos un liderazgo “iluminado” que conducía los destinos de esa CODETEL de nuestras memorias bajo la dirección de Don Guillermo Amore, un hombre de gran visión y a quien le acompañaban haciendo un perfecto grupo de resonancia hombres de la talla de Don Luis Marques, Don Mario Chiarini, Celso Thompson, Ramón Martínez Aponte, Bruce Haddad y Ron Burleson. Muchos otros que trabajamos para esta Pléyada de Gladiadores hicimos también nuestros aportes y donde no pudimos ser actores junto a nuestros jefes, por lo menos supimos ser buenos espectadores.

Esa Gran Casa que fue CODETEL, que fue albergue y escuela para tantos de nosotros, un día se constituyó también en la fuente para que un grupo de sus profesionales salieran a formar parte de las nuevas empresas del sector que surgieron con la apertura del mercado. Esta “diáspora” sin dudas dio origen a lo que hoy es el sector mas vigoroso de la economía dominicana y del que todos nos sentimos orgullosos de pertenecer.

Hoy con una gran pena he querido escribir estas líneas, mezcla de recuento lleno de nostalgia por aquellos tiempos idos y tristeza por la próxima desaparición del nombre CODETEL que tanto nos significó y a que esta ligado a tantos grandes momento, contribuciones y avances para el país.

Con una gran reverencia, sentido de gratitud y nostalgia, hagamos hoy un gran homenaje al nombre de CODETEL y mantengámoslo vivo en nuestras mentes y corazones en un lugar especial. Ojalá que no desaparezca para siempre y que permanezca resonando en la mente de los usuarios de los servicios de telecomunicaciones como el gran proveedor que supo hacer historia por su “vocación de servicio” en la vida de los dominicanos.

CODETEL PARA SERVIRLE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *